Inés Puig - De las subastas de Christie’s a revolucionar la salud femenina

Para mí Inés es una Virago Muse de los pies a la cabeza. Siendo sincera, no empezamos con muy bien pie, pero supongo que era cosa de la edad. Unos años más tarde coincidimos en Paris y desde allí que no he dejado de admirar su forma de ver el mundo y jugar en él como la mejor.
Inés tiene muchas cosas que contar. Podríamos haber estado varios días conversando que no nos hubiéramos aburrido ni lo más mínimo. Ella dice que no es creativa pero no me la creo. Sólo hace falta leer un poco sus historias cautivadoras sobre su relación con el mundo del arte, el cual ha vivido desde muy cerca desde muy pequeña. Además, nos da una opinión muy real sobre los infinitos paralelismos entre la moda y el arte.
A Inés, como mujer VIRAGO, no le dan miedo los cambios. Ha dado un salto brutal para dedicarse a un sector muy nuevo, el Femtech, dedicado al bienestar de las mujeres. Os recomendamos quedaros hasta el final porqué nos cuenta cosas muy interesantes y a la vez aterradoras sobre los productos de la higiene femenina.

 

VIRAGO: Hola Ini, ya sabes que así es como te llamo ¿Cómo estás? Quien diría que después de tenernos tanta mania antes de conocernos (tontas, muy tontas) te estaría entrevistando por ser alguien a quien admiro. Ya hace años que nos dimos cuenta de que en realidad nos caíamos demasiado bien, en nuestra época de París, así que no me puede hacer más ilusión que formes parte de #VIRAGOmuse. 

Inés Puig: jajaja creo que de eso la culpable fui yo al 100% pero por suerte las personas maduran y la vida da muchas vueltas. Menos mal porque, si te digo la verdad, la Yo de los 20 años era un poco imbécil.

V: Antes de empezar, ya es como un ritual preguntar a nuestra #VIRAGOmuse qué canción nos ponemos de fondo para leer la entrevista. ¿Qué nos propones tú?

IP: Cualquiera de mi lista Mega Yilling.

V: Ahora sí: empezamos de verdad. No hace falta decir que para nosotras es un placer compartir este rato contigo y que nos cuentes más de ti, sobre todo de tu carrera profesional y tu relación con el mundo del arte. Para las que no te conocen, estuviste varios años trabajando como catalogadora en la casa de subastas internacional Christie’s, una de las más importantes y reconocidas a nivel mundial junto a Sotheby’s. Cuéntanos, ¿qué te llevó a trabajar en el mundo del arte y cuál era tu función en él?

IP: El arte siempre fue mi pasión y la de muchos miembros de mi familia. Tengo varios parientes pintores y mis padres siempre me llevaron a museos. De pequeña iba mucho a París por el trabajo de mi padre y recuerdo que a veces, mi madre, quien ya debía estar harta de mí y de mi hermano, nos soltaba en el Louvre a primera hora y nos decía “Os recogeré a las 15h y os haré preguntas sobre tooodas las obras”. Debíamos tener unos 8 y 9 años. En la universidad estudié dos carreras, ADE e Historia del Arte y cuando terminé quise explorar más ese mundo porque sentía que todavía me quedaba mucho por aprender y que igual no podría hacerlo más adelante.

En Christie’s yo estaba en el departamento de arte contemporáneo y mi función consistía en investigar, valorar y evaluar el estado de las obras que íbamos a potencialmente subastar. Me encantaba investigar dónde había estado y a quién había pertenecido la obra anteriormente. Era como hacer de detective y nos encontrábamos historias de lo más curiosas. Pero, sin duda, mi parte favorita era evaluar el estado del cuadro. Manipular y tocar con mis propias manos algunas de las obras más increíbles del siglo XX y XXI estando a solas en el silencio de un almacén fue una experiencia inolvidable y por la que estaré siempre agradecida a Christie’s. Para mí era como ir a Disneyland cada día.

V: Y todo eso después de pasar por los headquarters de Jean Paul Gaultier. ¿Cómo pasaste de la moda al mundo del arte? ¿Te arrepientes del cambio?

IP: Creo que la moda y el arte están más relacionados de lo que la gente cree. En mi opinión se le da poco crédito a los creativos de la moda. De hecho, trabajar ahí me enseñó a tener infinito respeto y admiración por este gremio y en especial por Jean Paul Gaultier, quien tuve la suerte de vivir más de cerca. También me llevó a finalmente aceptar que, muy a mi pesar, soy menos creativa de lo que me gustaría admitir. Me parece que los creativos de la moda necesitan muchísimo talento para llegar a crear esa infinidad de colecciones al año; trabajando siempre bajo los límites creativos de las dimensiones del cuerpo humano, los materiales utilizados en la moda y la funcionalidad. Un artista tiene la libertad de ser mucho más multidisciplinar, trabajar distintos materiales en distintas categorías a un ritmo más adaptado a su proceso creativo. De hecho, es muy extraño encontrarse a un artista cuya obra sea exclusivamente bajo una categoría o material.

Respecto a mi cambio, yo siempre había querido involucrarme en el mundo del arte pero todo el mundo me dijo que no lo hiciera, que era un mundo muy duro y que lo más probable es que terminara viviendo debajo de un puente. La moda me pareció un buen compromiso entre el mundo creativo y el mundo corporativo pero yo seguía con la mosca detrás de la oreja y quise intentarlo. No me arrepiento porque me curtió muchísimo y me dio experiencias increíbles. 

“En el arte tienes más libertad creativa pero sí que es cierto que a veces los límites agudizan el ingenio. Yo hago mis platos más “creativos” los domingos cuando me quedan cuatro cosas en la nevera.”

 

V: Desde Virago estamos de acuerdo contigo en que, a día de hoy, el arte y la moda respiran casi a la par. Desde tu visión personal y profesional, ¿qué crees que los une y qué los divide? 

IP: Uff hay muchos paralelismos y podríamos estar horas hablando sobre este tema pero la primera diferencia que me viene a la cabeza es la funcionalidad. El arte, sobre todo a día de hoy, está creado bajo el lema de “art for art’s sake”. Algo así como: el arte por amor al arte. En cambio, la moda, como el diseño o la arquitectura, sí que tiene un aspecto funcional. A nivel creativo, no sé decirte cual es más desafiante. En el arte tienes más libertad creativa pero sí que es cierto que a veces los límites agudizan el ingenio. Yo hago mis platos más “creativos” los domingos cuando me quedan cuatro cosas en la nevera. Es entonces cuando nacen fenómenos fascinantes como la pizza con piña.

Aunque todo eso puede cambiar. Hasta hace no mucho tiempo, el arte se limitaba a imitar a la realidad; retratos, paisajes, etc. No fue hasta principios del siglo XX cuando Kandinsky se cuestionó el por qué de los límites del arte y por qué el arte no podía ser como la música de Wagner, que sonaba sin imitar ningún sonido encontrado en la naturaleza, con total libertad creativa. Así nació el arte abstracto. Más tarde, a mediados de los 50s, Fontana se quiso deshacer de los límites físicos del lienzo y decidió atravesarlo con un cúter para conseguir que tuviera tres dimensiones en el espacio. Así empezó su obra más conocida, Concetto spaziale. No sé cómo eso se podría trasladar a la moda pero, como he dicho, yo no soy creativa.

Por otro lado, la moda es mucho más democrática y accesible. En el arte, los precios son cada vez más astronómicos y, por lo tanto, los museos ya rara vez logran hacerse con obras de primera categoría. Este fenómeno está convirtiendo el arte en algo accesible para muy pocos, lo cual, en mi opinión, es una pena.  El hecho de que el mundo del arte de primer nivel se haya convertido en un nicho lo desconecta del mundo real y los problemas reales, lo cual es bastante irónico considerando que la mayoría de obras tratan temáticas universales como pueden ser el amor, la identidad, la soledad o la pérdida, ¿no crees?

 

“El hecho de que el mundo del arte de primer nivel se haya convertido en un nicho lo desconecta del mundo real y los problemas reales, lo cual es bastante irónico considerando que la mayoría de obras tratan temáticas universales como pueden ser el amor, la identidad, la soledad o la pérdida”

  

V: Sí, funciona de forma muy parecida al mundo de la moda, que intenta subsanar problemas cotidianos a través de la forma de vestir.

Pasando a tu siguiente fase de tu vida… pese a tu tiempo en estos dos mundos y tu estrecha relación con ellos, has dado el salto a MyAlma, una start-up que ha revolucionado sin duda la higiene íntima femenina. ¡Es un salto brutal! Primero, enhorabuena. Segundo, ahora que estamos en el mismo barco de la emprendeduría, cuéntanos un poco más sobre el proyecto, sobre cómo llevas el trabajar mil horas por amor al arte, la emoción de ver tu trabajo dar sus frutos.

IP: Mi jefa también creyó que era un salto brutal cuando le dije que dejaba el arte por los tampones jaja. Pues la verdad es que he tenido mucha suerte porque yo me uní al proyecto cuando el producto ya estaba bastante trabajado y estoy en un súper equipo, donde estoy aprendiendo muchísimo ¡Lanzar un proyecto desde cero y, sobre todo, hacerlo en solitario, como has hecho tú, ya es otro nivel! Yo no sé qué haría sin mi equipo.

 

V: ¿Qué crees que te impulsó a lanzarte a un proyecto tan nuevo y tan diferente a lo que venías haciendo anteriormente? Me imagino que has aprendido una barbaridad. ¡Me encanta lo genial que es todo el concepto y lo involucrado que está en el bienestar de las mujeres! 

IP: Pues se me juntaron varias cosas. En un momento dado, mi cuerpo petó y yo estaba tan distanciada y tan desinformada de mi anatomía que no entendía qué me estaba pasando. Tuve que informarme por internet (sí, soy de esas) y autodiagnosticarme erróneamente varias veces hasta que empecé a entender lo que me pasaba y cómo volver a regular mi cuerpo. Es entonces cuando me di cuenta del desconocimiento total que hay sobre el cuerpo de la mujer y lo expuestas que estamos a productos nocivos para nosotras en nuestro día a día. También me di cuenta de que, afortunadamente, las cosas estaban cambiando y que estaba creciendo un nuevo sector muy interesante conocido como Femtech, dedicado al bienestar de las mujeres. 

Fue justo entonces cuando, a través de una amiga, me topé con Mer, fundadora de MyALMA, y me apasionaron tanto su proyecto como ella. Se podría decir que se me alinearon los astros.

 

V: Nos apasiona ver como mujeres a las que conocemos y admiramos (todas nuestras #VIRAGOmuse hasta ahora), ponen su granito de arena para mejorar un poco el mundo en el que vivimos. Aunque está claro que la moda es una de las industrias más perjudiciales tanto a nivel medioambiental como social, hay mucho que hacer en todos los sectores. ¿Crees que las mujeres de hoy están realmente concienciadas del impacto que los productos de higiene femenina tienen en el medio ambiente? 

IP: Desde luego que no, ni del impacto en el medioambiente ni en el impacto en la salud. ¿Cómo puede ser que miremos al detalle los ingredientes de los cereales pero jamás hayamos cuestionado estos productos que están literalmente dentro nuestro durante unas 65.000h a lo largo de nuestra vida? ¿Quién puede llegar a imaginarse que un tampón convencional pueda llevar clorinas, rayón, perfume, petrolato, pesticidas y a saber cuántas cosas impronunciables más? Estamos hablando de químicos relacionados con irritaciones, infecciones, disrupciones hormonales y el cáncer. La realidad es que es muy complicado darse cuenta de todos los ingredientes que llevan estos productos porque las marcas convencionales no tienen la obligación de desvelarlos.

 

 “¿Cómo puede ser que miremos al detalle los ingredientes de los cereales pero jamás hayamos cuestionado estos productos que están literalmente dentro nuestro durante unas 65.000h a lo largo de nuestra vida?”

 

V: Totalmente de acuerdo. Por lo menos, gracias a proyectos como el vuestro la lucha sigue adelante.

En VIRAGO creemos que la mujer, pese a que vamos avanzando, sigue muy vinculada a estigmas sociales y presunciones sobre cómo debe ser o actuar y, sobre todo, cómo debe vestir para no ser "malinterpretada". VIRAGO defiende todo lo contrario: ser sexy no quiere decir ser una fresca, enseñar el escote no significa ir buscando guerra y quererte ver guapa no delata inseguridad. Sino todo lo contrario, VIRAGO, por su propia definición (que te animo a leer en este link https://en.wikipedia.org/wiki/Virago), es una mujer fuerte, valiente y poderosa a la que muy erróneamente se la califica de "masculina". No podíamos terminar la entrevista sin preguntarte qué crees que tienes de VIRAGO.

IP: Pues mira, soy la típica que SIEMPRE pilla el carril adicional si hay tráfico, así que se podría decir que soy una valiente. Tú también tienes pinta de ser de carril adicional. Además, sufro de un gravísimo caso del síndrome del hermano mediano, lo que me convierte en una peleona nata.

 

V: Y, por último, si tuvieras que definirte en uno de nuestros diseños sería…

IP: La Well-Behaved Blouse Tea Party!